En el medio es un buen lugar para comenzar. Para empezar a avanzar. 

Sin entre no hay un antes ni un después.

 

Siempre vivimos el entre.

Esperando pero haciendo esperando.

Respirando, caminando, hablando, todo al mismo tiempo.

Notando más una cosa que otra.

Pero todas están pasando.

 

Aquí dejo un extracto escrito por Ana Lasso, escritora panameña, que va con esta idea del medio – al que tanto tememos – como punto de inicio: 

 

"Para poder escribir se debe de ver algo que no se veía antes y se logra ver porque se ha empezado a no- ser y a no- estar. El autor se encuentra en un estado liminal porque escribir es el punto intermedio entre un exorcismo y el renacimiento, el resultado de una revolución interna constante."

no- ser y no- estar 

o estar en

no-lugares

Qué sola me siento en este istmo.

No lo entenderías. Nadie entiende.

No hay paciencia.

Ya, vete.

Cruza.

 

Sitio de transición --> Persona de transición

¿Heredé tu condición geográfica?

 

anyway...espero haberte sido útil y que te hayas preparado para lo que viene después:

plataforma de un tren

ascensor

aeropuerto

anticipación

El tráfico

   tranque

   tapón

  

“Te espero.”

.

.

.

.

.

.

 

un istmo.

 

I

¡Hemos estado prestando atención todo este tiempo!

Perdón, me perdí entre todo lo que quería decir y mi cerebro conectando puntos sin sentido, pero con sentido.

Asociaciones e intuición animal.

Nada viene de nada.

Todo lo que nos rasca lo sabemos de algo más que no sabíamos que sabíamos.

(como cuando sentimos que va a llover porque se nos paran los pelos) 

Conversando, reconsiderando, repensando, des(a)prendiendo, enmendando.

El no-ser es esencial:

la no-definición para que se puedan cruzar fronteras de pensamiento,

aprendizaje abierto a errores,

observar el proceso.

 

La no-linealidad de cómo entendemos las cosas.

¿Qué aprender y qué enseñar?

¿Quién aprende? ¿Quién enseña?

replantearnos las cosas,

las cosas

nuestras cosas

no nos pertenecen

dejemos de pensar en las cosas en términos de su conservación

no hay control.

no hay pieza de arte que dure toda la vida.

las cosas están hechas para deshacerse con el tiempo.​

 

en fin:

el entre es un buen momento para (re)habitarse y creer en las fuerzas curativas que eso conlleva. 

Todo esto es pudrirse y regenerarse.

el cuerpo es nuestro primer territorio